Qué hay de lo mío

Qué hay de lo mío

Sostiene mi hijo Ángel que la culpa en el retraso en las obras de construcción que podemos ver en nuestras ciudades la tienen los jubilados, ya que están de allá para acá transportando a los nietos al cole o a las actividades extraescolares y no pueden ejercer una de las grandes tareas que contribuyen al desarrollo económico del sector: supervisar las obras detrás de las vallas, a prudente distancia de los operarios. Una distancia que, eso sí, no les impide hacer un seguimiento al milímetro de la evolución de los trabajos que, ríete tú del examen de cualquier técnico de control de calidad. Reconozca, querido lector, que esta función no está reconocida, y ya va siendo hora de que vuelvan a una actividad que nunca debieron dejar por mucho que a los críos les haga ilusión ver a los abuelos a la salida del colegio o la academia.

(más…)
Nadie es profeta

Nadie es profeta

Quienes acudan este fin de semana a sus parroquias o participen en cualquier misa dominical se encontrarán con las duras experiencias que atravesaron en su devenir los llamados profetas. No lo tuvieron fácil, porque eran esos pepitos grillo que denunciaban a los cuatro vientos las tropelías de quienes gobernaban esa parte del planeta de donde arranca la cultura occidental judeocristiana. Jeremías fue uno de ellos y sufrió persecución. Vamos, que se la jugó. Lo gracioso del tema del evangelio de Lucas del domingo (si es que acaso tiene alguna) es que cuando a Jesús le tratan de subir el ego en la sinagoga tras su predicación va el chaval y les suelta aquello de que “ningún profeta es aceptado en su pueblo”, los pone frente al espejo de sus contradicciones nacionalistas y de nación supuestamente elegida y el público se cabrea de lo lindo: ni cortos ni perezosos lo sacan de la ciudad con intención de despeñarlo en un precipicio. Lindezas del momento.

(más…)
Morirse es normal y acaba bien

Morirse es normal y acaba bien

En las últimas semanas me ha tocado vivir la experiencia de la muerte de dos familiares y varios amigos y conocidos. Como seguro que le ha ocurrido a usted, porque resulta que la muerte es una de las experiencias que a diario compartimos el común de los mortales. Por obvia, no le damos apenas importancia y resulta que es de las pocas cosas claras que tenemos en nuestra existencia: que nacemos y morimos. Así de simple… y así de complejo lo hacemos los humanos.

(más…)
Obras por pagar para todos

Obras por pagar para todos

Dentro de unos días será inaugurado el Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia. Uy, cómo suena esto. Aeropuerto internacional, ni más ni menos. Una infraestructura donde las haya, para loor y gloria de nuestros gobernantes y empresarios. Eso sí, como dice nuestro consejero de Fomento, un aeropuerto que antes era de una concesionaria y ahora es de todos los murcianos y murcianas. Vamos, como si no lo hubiésemos pagado de una u otra forma, incluso antes de proyectarlo, y más ahora cuando tuvo que ser ‘rescatado’ por el papá Estado en forma de Aena, ese al que se le echaban pestes al comienzo del proyecto.

(más…)
Mi otra Carta a los Reyes

Mi otra Carta a los Reyes

Queridos Reyes Magos. Hoy tenéis un día muy complicado. No en balde, tratar de responder y atinar con las ilusiones de niños y mayores es una tarea ardua para concentrarla en tan pocas horas. Cada año que pasa os lo ponemos más difícil.  En mi caso, no quiero una tarjeta regalo, ni un teléfono móvil nuevo, ni unos pañuelos, calcetines o pijamas. Voy a tratar de aliviaros un poco.

(más…)
El miedo que nos acompaña

El miedo que nos acompaña

Que el miedo paraliza es un hecho innegable. Desde las experiencias de los primeros homínidos hasta que el ser humano es tal siempre hemos vivido acompañados del temor a lo desconocido, a lo que puede acabar con nuestra vida, a lo inexplicable. De ahí que el miedo forme parte de la existencia, en especial cuando los compañeros vitales de viaje lo transmitan al comienzo de la vida, como los padres y las madres lo hacemos con nuestros descendientes desde la cuna. Gracias al miedo sobrevivimos. Pero también gracias al miedo hay quienes sustentan su dominación.

(más…)