Diálogos con mi dueño

Diálogos con mi dueño

Que un perro mordiera el abrigo de una niña en una calle de Yecla a finales de los años 40 del pasado siglo tuvo consecuencias más allá de las que esa pequeña vivió ese mal día. El miedo desembocó en fobia y ésta caló en su descendencia en forma de rechazo a cualquier contacto animal, al menos de las especies cuadrúpedas que pueblan las casas familiares en forma de mascotas. Lo positivo del asunto es que aquella niña, ya convertida en mujer, fue capaz de identificar el momento y lugar del que procedía su aversión a los canes y que hoy, desde la distancia de toda una vida, le permite afrontar este y otros miedos cosechados a lo largo de las experiencias vividas. (más…)

Piedra de escándalo

Piedra de escándalo

El teólogo y profesor Bernardo Pérez Andreo (Nimes, 1970) es un pesimista esperanzado. Como tal, nos presenta en La sociedad del escándalo un texto que conmueve, que nos sitúa ante un incómodo espejo de la realidad de nuestra vida y de nuestro mundo, que cuestiona nuestras prácticas cotidianas y nuestras falsas seguridades, que golpea las conciencias como Francisco lo ha hecho recientemente en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares. Y lo hace sin medias tintas, con meridiana claridad, desde la filosofía, la economía, la historia y, por supuesto, la teología. Desde el pensamiento, en definitiva, que no se queda en la mera elucubración teórica, sino que repasa las fuentes de la modernidad hasta llegar a la globalización posmoderna. Una globalización que deja millones de víctimas a su paso y que es, por tanto, piedra de escándalo para el presente y el futuro de las generaciones de la que formamos parte.

Una sociedad en “en la que el hombre se ha convertido en piedra de caída (…) para el hombre”. Y en otro sentido, “en la que se establece una medida para determinar el valor de lo humano o lo social, es una sociedad del escandallo, de un escandallo que permite ascender por la escala de lo humano, que permite transcender”.

De breve extensión, pero no por ello carente de suficiente munición para que produzca una amplia onda expansiva en la conciencia moral como sociedad y en lo personal. A lo largo de cuatro capítulos seremos capaces de sumergirnos en ocho postales del mundo venidero, en la globalización como teología legitimadora del orden mundial capitalista, en un repaso de los elementos que sustentan este sistema económico y social asesino, hasta alcanzar unas propuestas en firme con las que que pueda salir adelante una sociedad rota que espera salvación, una salvación de lo humano, de una sociedad del escándalo.

SOCIEDAD DEL ESCANDALO

SOCIEDAD DEL ESCANDALO

Pese a que cueste en ocasiones verlo con claridad, tenemos en nuestras manos un libro profético que alberga la utopía de una sociedad que busca la paz en la tierra, con el que podemos afirmar que no habrá un cambio en la conciencia social si no lo hay en la conciencia personal. Esa búsqueda del Reino que aparece nítida entre sus páginas encuentra su conexión con la Doctrina Social de la Iglesia, especialmente en Evangelii gaudium y en Laudato Si, para un mundo y un sistema social y económico en el que molesta y estorba un Dios que apuesta por el cuidado de la naturaleza y de sus criaturas.

La puesta en práctica de la revolución del amor es la que pone en jaque al hecho de “tu muerte es mi vida” de un autor pesimista esperanzado, que no esconde a sus pensadores fetiche, como Slavoj Žižek, se sirve de las series de televisión o de acontecimientos mediáticos como la caída de las Torres Gemelas para concluir que lo único positivo de la sociedad del escándalo es que tenemos la oportunidad de trascenderla. Y ese camino es lugar de encuentro de creyentes y no creyentes, de aventureros en busca de una salvación liberadora, que no es otra que la revolución social en la transformación de las conciencias. Como concluye Pérez Andreo, “necesitamos una verdadera metanoia, un cambio y transformación de la mente (alma) y de la sociedad. A esto estamos llamados, para esto somos convocados. ¡Augere Aude!.

Pérez Andreo, Bernardo
La sociedad del escándalo
Riesgo y oportunidad para la civilización
Desclée de Brouwer/Religión Digital Libros
Cristianismo y Sociedad
Bilbao, 2016


Reseña publicada en el suplemento de Libros de la edición impresa del diario La Opinión de Murcia, el 19/11/2016

Importantes, pero no influyentes

Importantes, pero no influyentes

El periodista Xavier Aldekoa compartió un día, con otro periodista -en este caso, el autor del texto que nos ocupa-, que los medios de comunicación tomaban decisiones, publicaban noticias, a partir de dos parámetros: lo influyente y lo importante. Se refería a África, en el sentido de que lo influyente cabía en las páginas de los periódicos. Lo importante, no siempre. (más…)

Pedagogía amorosa de Dios

Pedagogía amorosa de Dios

En el comienzo del Año de la Misericordia nos llega La misericordia de Dios en tiempo de crisis, un pequeño regalo en forma de librito con meditaciones bíblicas en torno a misericordia como la mayor expresión de la pedagogía amorosa de Dios.

Su autor es Cristóbal Sevilla un sacerdote murciano, profesor de Teología Bíblica del Antiguo Testamento y Lectio divina, que nos invita a un recorrido en torno a la misericordia a partir de una lectura canónica de la Biblia, desde un supuesto claro: escuchar el sufrimiento del otro es el principio de misericordia.

Lo hace el autor a partir de una experiencia personal que a muchos lleva a afirmar en numerosas ocasiones que cuando nos encontramos con el Dios que aparece en la Biblia como “compasivo y misericordioso” nos parece que no es más una ilusión para dar consuelo. Nada más lejos de la realidad.

La propuesta de ese camino arranca en el primer capítulo con la misericordia en el desierto del éxodo. Experiencia del desierto, lugar de prueba, lugar de encuentro. En el contexto del éxodo y del desierto es donde tenemos que buscar el origen del encuentro con el Dios misericordioso. Nuestra vida es un desierto sin camino trazado. El Dios de la misericordia no es siempre un dios cómodo y adaptable, y debemos ser conscientes de la conversión del corazón que implica acceder a él. La misericordia no es un sentimiento momentáneo, sino un estado permanente que nace del amor, y por eso tiene una pedagogía para mantenerse en el tiempo. En el libro del Deuteronomio podemos encontrar muchas de estas reflexiones.

023D3CTGP1_1Cristóbal Sevilla es un apasionado del profeta Oseas, y a la experiencia interior que refleja en sus textos dedica el capítulo segundo, que titula al igual que el libro: La misericordia en tiempo de crisis. Compasión de Dios en Oseas que recuerda el desierto del éxodo con un lenguaje vivo e imaginativo. Amor apasionado que proviene de lo más íntimo, hecho de ternura y compasión, de perdón sincero, siempre dispuesto a acoger y a seguir educando a su pueblo.

“Quiero misericordia y no sacrificio;
conocimiento de Dios, más que holocaustos” (Os 6,6)

El corazón en la Biblia es el órgano donde se localizan no solo el sentimiento y los afectos, sino también la razón y la toma de decisiones. Y las meditaciones tienen presente a los profetas Jonás, Jeremías, Ezequiel… Misericordia y compasión del padre que ve venir a su hijo pródigo, que lleva a la consolación del profeta Isaías, llamado por Dios para consolar a su pueblo preparándole un camino en el desierto, no de arena, sino de la lejanía de Dios experimentada durante el exilio babilónico.

A la oración como encuentro con la misericordia divina se refiere el tercer capítulo, oración como diálogo de amor que nos abre a la misericordia divina como fruto de su amor, y en ella captamos su presencia y nos dejamos guiar por su pedagogía amorosa. Lo vemos en el Libro de los Salmos. O en el Libro de Job, modelo de paciencia bajo la misericordia divina.

Llegamos al Nuevo Testamento, en el capítulo IV del texto, en el que se nos habla de la misericordia de Dios en Jesús (pág. 93). Experiencia humana de la misericordia, puesto que Jesús la expresa por un corazón humano y es adquirida a través de las experiencias dolorosas de la vida humana. Misericordia en la predicación y en los sentimientos expresados en las relaciones familiares. Reflejo en las parábolas de la oveja perdida y la moneda perdida y la del hijo pródigo, que en realidad es la parábola de los dos hijos perdidos. Parábola del samaritano y referencias a las obras de misericordia, por la que seremos juzgados.

El último de los capítulos, el quinto, nos señala a la misericordia en el tiempo de la Iglesia. Es llamad a habitar los desiertos de este mundo con misericordia, hablando y actuando según la ley de la libertad que ha recibido. Carta de Santiago. Obras de misericordia. Nuestra crisis de fe es crisis de misericordia, de hablar y obrar con misericordia, con todo nuestro corazón, con todo nuestro ser, es decir, con autenticidad evangélica. Es la imagen que podemos visualizar de una Iglesia con alas de misericordia para ir al desierto.

Un bello y sugerente texto el de Cristóbal Sevilla que cierra con Lucas 6, 36-38:

“Sed misericordioso, como vuestro Padre es
Misericordioso; no juzguéis, y no seréis juzgados;
no condenéis, y no seréis condenados; perdonad,
y seréis perdonados; dad, y se os dará; os verterán
en vuestro seno una medida generosa, colmada,
remecida, rebosante, pues con la medida con que
midiereis se os medirá a vosotros”.

Jesús nos pide que nuestra capacidad de misericordia sea también colmada, sin borde que establezca la medida.

Sevilla, Cristóbal
La misericordia de Dios en tiempo de crisis
Verbo Divino
Estella (Navarra), 2015

———————-

Una versión más breve de este artículo ha sido publicado en el número de febrero de la revista Noticias Obreras, editada por la HOAC.

En la fragilidad de la vida

En la fragilidad de la vida

“La fragilidad de la vida nos hace percibir la realidad como amenaza, sentimos que puede ocurrir algo que nos haga sufrir y nos deje un inmenso vacío y desesperanza. El transcurrir del tiempo se convierte en el aliado por excelencia de la fragilidad, a medida que vamos viviendo, vamos experimentando lo quebradizo de la vida. No es de extrañar la facilidad con que pasamos de la ilusión, la esperanza y la euforia, a la decepción, la frustración y la tristeza”.

De estas palabras recogidas en el prólogo ya se desprende que la experiencia vital de su autor es la que ha alimentado la necesidad de reflejar en una obra literaria, aunque pequeña de extensión, todo lo que bulle en el corazón de este sacerdote, activista, compañero, amigo… de mil batallas personales, implicado y complicado en los pequeños mundos humanos que se mueven en su tierra, la Región de Murcia.

De la sensibilidad literaria de Joaquín Sánchez ya conocíamos algunas muestras con otras publicaciones, alguna de las cuales recapitulaban innumerables artículos periodísticos. En esta ocasión nos quedamos con un retrato del presente más cercano. Un retrato novelado en torno a una familia y sus opciones personales y de militancia en diversos campos. Desde el periodismo comprometido venido a menos (en el caso del padre), al de la educación de personas adultas (Marta, la madre), al de Alejandro, el hijo mayor (en el tercer sector). Y aliñado de una parte de la realidad de los dos hijos adolescentes, espectadores de las vidas de sus padres y hermano, así como actor secundario del profesor, otro de los personajes reflejados en estas historias de vida.

De fácil lectura y diálogos ágiles, la historia que construye Joaquín Sánchez es una sucesión de fotografías en las que el lector se puede identificar fácilmente, puesto que recogen retazos de la situación social y política de cualquiera de nuestras ciudades y pueblos. Acompañadas, eso sí, de una particular visión y opción por las personas más vulnerables, las empobrecidas por este sistema injusto. Con una elección muy clara. Aquí no hay medias tintas. Hay una apuesta muy clara por vivir la vida de una manera concreta.

El lector podrá encontrar escenas, situaciones, vivencias, diálogos, personajes… que tienen que ver con todo lo que le rodea. Desde la fragilidad de la vida marcada por la incertidumbre que preside la precariedad de la existencia de un puesto de trabajo, hasta la dura realidad de enfrentarse a la enfermedad, que golpea cuando menos te lo espera. O la carencia de recursos económicos ante las situaciones de necesidad frente al mundo de la exclusión. O la simple instantaneidad del día a día de nuestros jóvenes y adolescentes. Con un final abierto y con el aliño de la especial sensibilidad que Joaquín Sánchez destila en todo lo que crea. Sentimiento, cariño, respeto, amor, sensibilidad… Como aseguró un buen amigo del autor y profesor universitario, José Mª Jiménez, “una vez más, desde su rotunda fragilidad, Joaquín ennoblece todo lo que toca”.

Solo un muerto más

Solo un muerto más

La novela negra forma parte de mi vida. Me sumerjo en ella y soy capaz de abandonarme. Recibo periódicamente las novedades del género gracias al buen hacer de quien mantiene una de las pocas librerías especializadas, en este caso, en Barcelona, Negra y Criminal. Inicié mi actividad profesional en el mundo del periodismo recorriendo los bajos fondos como periodista de sucesos, en las trastiendas que se esconden en una ciudad industriosa de provincias, Elche, donde el dinero fácil era, lógicamente,  dinero negro. Siempre he sentido una profunda atracción por todo lo que se oculta tras los muros de la supuesta indiferencia. Por eso gocé con Vázquez Montalbán o P.D. James en los 90 y ahora lo hago con las escritoras nórdicas, Donna Leon, Andrea Camilleri o Petros Márkaris. (más…)