Segundas oportunidades

Segundas oportunidades

…o aprobar esas asignaturas pendientes es uno de los grandes acontecimientos de nuestra particular vida de mortales insatisfechos. Encontrar un amor reconstruido a pedazos, perdonar de verdad, ser capaces de volver a iniciar una relación filial, hallar ese paraíso anhelado en sueños tras desenterrar fantasmas enquistados en nuestro yo más consciente… En fin, elija cualquiera de esas materias para descubrir que ese monstruo imaginario que nos asustaba desde niños es menos feroz de lo que lo pintan. Ese miedo que nos ha paralizado a lo largo de la existencia es el que ha servido de excusa para no dar saltos adelante, permanecer quietos y justificar lo injustificable. (más…)

Caladas de libertad

Caladas de libertad

No se conoce bien a una persona hasta que se viaja con ella. Hasta que no se comparte la intimidad de una maloliente habitación de algo llamado hotel donde lo más parecido a una ducha es una palangana con agua turbia. Hasta que no se soportan los olores corporales a bordo de un todoterreno que recorre la pista de la sabana durante horas en silencio por temor a un asalto en cualquier momento de la noche. Hasta que cocinas en un camping, aguantas la cola para ver la exposición de temporada en el museo centroeuropeo de moda, comes unas carnes o pescados, salteados con arroces y verduras bañadas en salsas especiadas mientras cierras los ojos y saboreas algo diferente. (más…)

Realidad offshore

Realidad offshore

La escena tiene lugar a comienzos de los 90 en un restaurante de Yecla. El escritor Manuel Vázquez Montalbán había sido invitado por la agrupación local del PCE con motivo de la donación que hizo un viejo comunista de una colección completa de Mundo Obrero a la biblioteca municipal, y que había conservado durante los años duros de lucha antifranquista. Hizo el viaje en coche desde Barcelona, no cobró un duro y estaba completamente relajado y ocurrente. Compartía con los comensales algunos de sus recuerdos como miembro de una peculiar célula comunista en la clandestinidad. El padre literario de Pepe Carvalho relató que durante un tiempo el partido lo consideró un infiltrado del régimen. Y todo por un comentario que hizo tras recibir la consigna de que debían de estar preparados para la lucha armada. “Mi célula la formaba una militante coja, un camarada veterano, otro que no oía mucho y un servidor. Y se me ocurrió decir en voz alta que como no viniera Carrillo y su puto cuñado a empuñar las armas, poco teníamos que hacer”, contaba entre risas de los asistentes a la cena, mientras imaginábamos la escena. (más…)

Diálogos con mi dueño

Diálogos con mi dueño

Que un perro mordiera el abrigo de una niña en una calle de Yecla a finales de los años 40 del pasado siglo tuvo consecuencias más allá de las que esa pequeña vivió ese mal día. El miedo desembocó en fobia y ésta caló en su descendencia en forma de rechazo a cualquier contacto animal, al menos de las especies cuadrúpedas que pueblan las casas familiares en forma de mascotas. Lo positivo del asunto es que aquella niña, ya convertida en mujer, fue capaz de identificar el momento y lugar del que procedía su aversión a los canes y que hoy, desde la distancia de toda una vida, le permite afrontar este y otros miedos cosechados a lo largo de las experiencias vividas. (más…)

Piedra de escándalo

Piedra de escándalo

El teólogo y profesor Bernardo Pérez Andreo (Nimes, 1970) es un pesimista esperanzado. Como tal, nos presenta en La sociedad del escándalo un texto que conmueve, que nos sitúa ante un incómodo espejo de la realidad de nuestra vida y de nuestro mundo, que cuestiona nuestras prácticas cotidianas y nuestras falsas seguridades, que golpea las conciencias como Francisco lo ha hecho recientemente en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares. Y lo hace sin medias tintas, con meridiana claridad, desde la filosofía, la economía, la historia y, por supuesto, la teología. Desde el pensamiento, en definitiva, que no se queda en la mera elucubración teórica, sino que repasa las fuentes de la modernidad hasta llegar a la globalización posmoderna. Una globalización que deja millones de víctimas a su paso y que es, por tanto, piedra de escándalo para el presente y el futuro de las generaciones de la que formamos parte.

Una sociedad en “en la que el hombre se ha convertido en piedra de caída (…) para el hombre”. Y en otro sentido, “en la que se establece una medida para determinar el valor de lo humano o lo social, es una sociedad del escandallo, de un escandallo que permite ascender por la escala de lo humano, que permite transcender”.

De breve extensión, pero no por ello carente de suficiente munición para que produzca una amplia onda expansiva en la conciencia moral como sociedad y en lo personal. A lo largo de cuatro capítulos seremos capaces de sumergirnos en ocho postales del mundo venidero, en la globalización como teología legitimadora del orden mundial capitalista, en un repaso de los elementos que sustentan este sistema económico y social asesino, hasta alcanzar unas propuestas en firme con las que que pueda salir adelante una sociedad rota que espera salvación, una salvación de lo humano, de una sociedad del escándalo.

SOCIEDAD DEL ESCANDALO

SOCIEDAD DEL ESCANDALO

Pese a que cueste en ocasiones verlo con claridad, tenemos en nuestras manos un libro profético que alberga la utopía de una sociedad que busca la paz en la tierra, con el que podemos afirmar que no habrá un cambio en la conciencia social si no lo hay en la conciencia personal. Esa búsqueda del Reino que aparece nítida entre sus páginas encuentra su conexión con la Doctrina Social de la Iglesia, especialmente en Evangelii gaudium y en Laudato Si, para un mundo y un sistema social y económico en el que molesta y estorba un Dios que apuesta por el cuidado de la naturaleza y de sus criaturas.

La puesta en práctica de la revolución del amor es la que pone en jaque al hecho de “tu muerte es mi vida” de un autor pesimista esperanzado, que no esconde a sus pensadores fetiche, como Slavoj Žižek, se sirve de las series de televisión o de acontecimientos mediáticos como la caída de las Torres Gemelas para concluir que lo único positivo de la sociedad del escándalo es que tenemos la oportunidad de trascenderla. Y ese camino es lugar de encuentro de creyentes y no creyentes, de aventureros en busca de una salvación liberadora, que no es otra que la revolución social en la transformación de las conciencias. Como concluye Pérez Andreo, “necesitamos una verdadera metanoia, un cambio y transformación de la mente (alma) y de la sociedad. A esto estamos llamados, para esto somos convocados. ¡Augere Aude!.

Pérez Andreo, Bernardo
La sociedad del escándalo
Riesgo y oportunidad para la civilización
Desclée de Brouwer/Religión Digital Libros
Cristianismo y Sociedad
Bilbao, 2016


Reseña publicada en el suplemento de Libros de la edición impresa del diario La Opinión de Murcia, el 19/11/2016

Importantes, pero no influyentes

Importantes, pero no influyentes

El periodista Xavier Aldekoa compartió un día, con otro periodista -en este caso, el autor del texto que nos ocupa-, que los medios de comunicación tomaban decisiones, publicaban noticias, a partir de dos parámetros: lo influyente y lo importante. Se refería a África, en el sentido de que lo influyente cabía en las páginas de los periódicos. Lo importante, no siempre. (más…)