Importantes, pero no influyentes

Importantes, pero no influyentes

El periodista Xavier Aldekoa compartió un día, con otro periodista -en este caso, el autor del texto que nos ocupa-, que los medios de comunicación tomaban decisiones, publicaban noticias, a partir de dos parámetros: lo influyente y lo importante. Se refería a África, en el sentido de que lo influyente cabía en las páginas de los periódicos. Lo importante, no siempre. (más…)

Pedagogía amorosa de Dios

Pedagogía amorosa de Dios

En el comienzo del Año de la Misericordia nos llega La misericordia de Dios en tiempo de crisis, un pequeño regalo en forma de librito con meditaciones bíblicas en torno a misericordia como la mayor expresión de la pedagogía amorosa de Dios.

Su autor es Cristóbal Sevilla un sacerdote murciano, profesor de Teología Bíblica del Antiguo Testamento y Lectio divina, que nos invita a un recorrido en torno a la misericordia a partir de una lectura canónica de la Biblia, desde un supuesto claro: escuchar el sufrimiento del otro es el principio de misericordia.

Lo hace el autor a partir de una experiencia personal que a muchos lleva a afirmar en numerosas ocasiones que cuando nos encontramos con el Dios que aparece en la Biblia como “compasivo y misericordioso” nos parece que no es más una ilusión para dar consuelo. Nada más lejos de la realidad.

La propuesta de ese camino arranca en el primer capítulo con la misericordia en el desierto del éxodo. Experiencia del desierto, lugar de prueba, lugar de encuentro. En el contexto del éxodo y del desierto es donde tenemos que buscar el origen del encuentro con el Dios misericordioso. Nuestra vida es un desierto sin camino trazado. El Dios de la misericordia no es siempre un dios cómodo y adaptable, y debemos ser conscientes de la conversión del corazón que implica acceder a él. La misericordia no es un sentimiento momentáneo, sino un estado permanente que nace del amor, y por eso tiene una pedagogía para mantenerse en el tiempo. En el libro del Deuteronomio podemos encontrar muchas de estas reflexiones.

023D3CTGP1_1Cristóbal Sevilla es un apasionado del profeta Oseas, y a la experiencia interior que refleja en sus textos dedica el capítulo segundo, que titula al igual que el libro: La misericordia en tiempo de crisis. Compasión de Dios en Oseas que recuerda el desierto del éxodo con un lenguaje vivo e imaginativo. Amor apasionado que proviene de lo más íntimo, hecho de ternura y compasión, de perdón sincero, siempre dispuesto a acoger y a seguir educando a su pueblo.

“Quiero misericordia y no sacrificio;
conocimiento de Dios, más que holocaustos” (Os 6,6)

El corazón en la Biblia es el órgano donde se localizan no solo el sentimiento y los afectos, sino también la razón y la toma de decisiones. Y las meditaciones tienen presente a los profetas Jonás, Jeremías, Ezequiel… Misericordia y compasión del padre que ve venir a su hijo pródigo, que lleva a la consolación del profeta Isaías, llamado por Dios para consolar a su pueblo preparándole un camino en el desierto, no de arena, sino de la lejanía de Dios experimentada durante el exilio babilónico.

A la oración como encuentro con la misericordia divina se refiere el tercer capítulo, oración como diálogo de amor que nos abre a la misericordia divina como fruto de su amor, y en ella captamos su presencia y nos dejamos guiar por su pedagogía amorosa. Lo vemos en el Libro de los Salmos. O en el Libro de Job, modelo de paciencia bajo la misericordia divina.

Llegamos al Nuevo Testamento, en el capítulo IV del texto, en el que se nos habla de la misericordia de Dios en Jesús (pág. 93). Experiencia humana de la misericordia, puesto que Jesús la expresa por un corazón humano y es adquirida a través de las experiencias dolorosas de la vida humana. Misericordia en la predicación y en los sentimientos expresados en las relaciones familiares. Reflejo en las parábolas de la oveja perdida y la moneda perdida y la del hijo pródigo, que en realidad es la parábola de los dos hijos perdidos. Parábola del samaritano y referencias a las obras de misericordia, por la que seremos juzgados.

El último de los capítulos, el quinto, nos señala a la misericordia en el tiempo de la Iglesia. Es llamad a habitar los desiertos de este mundo con misericordia, hablando y actuando según la ley de la libertad que ha recibido. Carta de Santiago. Obras de misericordia. Nuestra crisis de fe es crisis de misericordia, de hablar y obrar con misericordia, con todo nuestro corazón, con todo nuestro ser, es decir, con autenticidad evangélica. Es la imagen que podemos visualizar de una Iglesia con alas de misericordia para ir al desierto.

Un bello y sugerente texto el de Cristóbal Sevilla que cierra con Lucas 6, 36-38:

“Sed misericordioso, como vuestro Padre es
Misericordioso; no juzguéis, y no seréis juzgados;
no condenéis, y no seréis condenados; perdonad,
y seréis perdonados; dad, y se os dará; os verterán
en vuestro seno una medida generosa, colmada,
remecida, rebosante, pues con la medida con que
midiereis se os medirá a vosotros”.

Jesús nos pide que nuestra capacidad de misericordia sea también colmada, sin borde que establezca la medida.

Sevilla, Cristóbal
La misericordia de Dios en tiempo de crisis
Verbo Divino
Estella (Navarra), 2015

———————-

Una versión más breve de este artículo ha sido publicado en el número de febrero de la revista Noticias Obreras, editada por la HOAC.

En la fragilidad de la vida

En la fragilidad de la vida

“La fragilidad de la vida nos hace percibir la realidad como amenaza, sentimos que puede ocurrir algo que nos haga sufrir y nos deje un inmenso vacío y desesperanza. El transcurrir del tiempo se convierte en el aliado por excelencia de la fragilidad, a medida que vamos viviendo, vamos experimentando lo quebradizo de la vida. No es de extrañar la facilidad con que pasamos de la ilusión, la esperanza y la euforia, a la decepción, la frustración y la tristeza”.

De estas palabras recogidas en el prólogo ya se desprende que la experiencia vital de su autor es la que ha alimentado la necesidad de reflejar en una obra literaria, aunque pequeña de extensión, todo lo que bulle en el corazón de este sacerdote, activista, compañero, amigo… de mil batallas personales, implicado y complicado en los pequeños mundos humanos que se mueven en su tierra, la Región de Murcia.

De la sensibilidad literaria de Joaquín Sánchez ya conocíamos algunas muestras con otras publicaciones, alguna de las cuales recapitulaban innumerables artículos periodísticos. En esta ocasión nos quedamos con un retrato del presente más cercano. Un retrato novelado en torno a una familia y sus opciones personales y de militancia en diversos campos. Desde el periodismo comprometido venido a menos (en el caso del padre), al de la educación de personas adultas (Marta, la madre), al de Alejandro, el hijo mayor (en el tercer sector). Y aliñado de una parte de la realidad de los dos hijos adolescentes, espectadores de las vidas de sus padres y hermano, así como actor secundario del profesor, otro de los personajes reflejados en estas historias de vida.

De fácil lectura y diálogos ágiles, la historia que construye Joaquín Sánchez es una sucesión de fotografías en las que el lector se puede identificar fácilmente, puesto que recogen retazos de la situación social y política de cualquiera de nuestras ciudades y pueblos. Acompañadas, eso sí, de una particular visión y opción por las personas más vulnerables, las empobrecidas por este sistema injusto. Con una elección muy clara. Aquí no hay medias tintas. Hay una apuesta muy clara por vivir la vida de una manera concreta.

El lector podrá encontrar escenas, situaciones, vivencias, diálogos, personajes… que tienen que ver con todo lo que le rodea. Desde la fragilidad de la vida marcada por la incertidumbre que preside la precariedad de la existencia de un puesto de trabajo, hasta la dura realidad de enfrentarse a la enfermedad, que golpea cuando menos te lo espera. O la carencia de recursos económicos ante las situaciones de necesidad frente al mundo de la exclusión. O la simple instantaneidad del día a día de nuestros jóvenes y adolescentes. Con un final abierto y con el aliño de la especial sensibilidad que Joaquín Sánchez destila en todo lo que crea. Sentimiento, cariño, respeto, amor, sensibilidad… Como aseguró un buen amigo del autor y profesor universitario, José Mª Jiménez, “una vez más, desde su rotunda fragilidad, Joaquín ennoblece todo lo que toca”.

Solo un muerto más

Solo un muerto más

La novela negra forma parte de mi vida. Me sumerjo en ella y soy capaz de abandonarme. Recibo periódicamente las novedades del género gracias al buen hacer de quien mantiene una de las pocas librerías especializadas, en este caso, en Barcelona, Negra y Criminal. Inicié mi actividad profesional en el mundo del periodismo recorriendo los bajos fondos como periodista de sucesos, en las trastiendas que se esconden en una ciudad industriosa de provincias, Elche, donde el dinero fácil era, lógicamente,  dinero negro. Siempre he sentido una profunda atracción por todo lo que se oculta tras los muros de la supuesta indiferencia. Por eso gocé con Vázquez Montalbán o P.D. James en los 90 y ahora lo hago con las escritoras nórdicas, Donna Leon, Andrea Camilleri o Petros Márkaris. (más…)

No paguéis

No paguéis

No paguéis vuestras deudas con los bancos, no paguéis las tarjetas de crédito, no paguéis los plazos de las hipotecas. No paguéis los créditos al consumo ni los préstamos personales, no paguéis a los que nos han hundido.

¡No paguéis! No debéis nada a los bancos que os han expoliado y sumido en deudas. Que os lleven a los tribunales para embargaros vuestros bienes. Los jueves tardarán cinco años en fallar a su favor. Si es que los bancos no han quebrado antes. Pero no irán a los tribunales, buscarán un acuerdo, que será a vuestro favor. Vuestra deuda será menor y los plazos más largos.

¡No paguéis! Hace dos años el gobierno repartió 28.000 millones entre los bancos. Un dinero que ellos no necesitaban para nada. Que resten vuestras deudas de esos 28.000 millones, porque los recibieron de vuestros impuestos, es decir, de vuestro bolsillo. Los que entendemos un poco de balances no tenemos más que echar un vistazo a las cuentas bancarias para ver los beneficios astronómicos que han obtenido sólo en la última década.

¡No paguéis! ¡No pueden haceros nada!

Petros Márkaris / FOTO: www.uimp.es

Una invitación a la desobediencia civil. A la insurrección que puede llevar a que tiemblen de verdad los cimientos del sistema financiero que nos atenaza. Un alegato que podemos leer en la novela Con el agua al cuello, la primera de la trilogía que refleja la crisis griega, junto a Liquidación final y Pan, Educación, Libertad, del escritor nacido en Turquía y de padre armenio Petros Márkaris, uno de los grandes descubrimientos recientes del género negro actual. Descubrimiento para quien esto escribe, porque Márkaris es un veterano traductor, dramaturgo, guionista y narrador. Padre literario del comisario Kostas Jaritos, protagonista de nueve novelas que no tienen desperdicio y en las que los españoles de la mayoría absoluta del PP y de la estafa económica que sirve de excusa para las políticas neoliberales nos sentiremos muy identificados.

La trastienda de cada una de las tramas de esta trilogía de la crisis es real como la vida misma. Precisamente hace unos días escuchaba el relato de uno de los activistas de las Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) que contaba muchas circunstancias que aparecen en estas obras literarias. Los fondos buitres que gestionan las hipotecas que los bancos dan casi por perdidas o los dramas personales que aparecen ligados a los impagos. La corrupción política y económica, de la que no se salvan los líderes políticos y sindicales que antaño protagonizaron la transición democrática tras la Dictadura de los Coroneles, tiene un reflejo en la España de hoy en acontecimientos que nos son muy familiares.

Te invito, querido lector, querida lectora, a sumergirte en las historias del comisario Jaritos, a entrar en su vida, en la de su mujer Adrianí, en la de su hija Katerina, en las relaciones con sus subordinados que le apoyan en las investigaciones y en las que establece con su superior, su jefe Guikas, al que siempre debe dar cuentas.

Novela negra, bisturí de la sociedad

Novela, y cuanto más negra… mejor

Novela, y cuanto más negra… mejor

Es verdad que el primer libro del que tengo conciencia de haber leído es Lo que aprendí en la vida, una autobiografía del líder anarcosindicalista Ángel Pestaña. Publicado en la editorial ZYX en dos pequeños volúmenes, había llegado a mi casa como lo hacían semanalmente varios ejemplares de esta empresa editora, ya que mi padre los vendía cada domingo en la plaza principal de Ibi (Alicante). Era una contribución a la lucha antifranquismo a través de la cultura, que surgió desde la HOAC y que tanto ha marcado mi vida. No sé los años que tendría en ese momento, pero no debía llegar a los 12 cuando me emocioné por primera vez leyendo un libro serio, con una experiencia de vida de una persona que unía a su condición de luchador por la libertad, desde un anarquismo no violento, la de ser periodista. (más…)