‘Political blockade’

‘Political blockade’

Una joven ilustradora y aprendiz de psicóloga me ayudó a descubrir el otro día una expresión que hasta ahora jamás había escuchado: el artblock. Un instante que, al parecer, es más común de lo que parece entre quienes se dedican al mundo de la pintura y el dibujo. En una doble dimensión, además. Resulta que tiene que ver con el marasmo que se produce al comenzar un dibujo y no hay manera de que los trazos puedan seguir encontrando sentido, con su combinación de colores y formas, para poder expresar una idea preconcebida. (más…)

Política de Cookies

Política de Cookies

Este sitio web usa cookies para mejorar la navegación de los usuarios. Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Entendemos que si continúas visitando nuestra web es porque estás de acuerdo con ello.

Un Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión)

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Cookies de terceros: La Web de alcabodelacalle.net puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de alcabodelacalle.net, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestación de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google. Más informacion en https://marketingplatform.google.com/about/analytics/terms/es/

Orfandad política

Orfandad política

Dentro de unos días se cumplen los diez años de la muerte de José Ramón Jara Vera. El periodista de Alguazas, Manuel Segura, lo recordaba hace una semana con una semblanza sobre su vecino de Ceutí. Al leer sus palabras afloraron las imágenes que hace poco más de una década provocaron una de las decisiones personales y profesionales que han marcado mi trayectoria en esta etapa de la vida. Decisiones que siempre he unido a los compromisos con personas que han sido referentes en los recorridos vitales que a todos nos persiguen.

En 2008 José Ramón Jara era vicesecretario general y portavoz del Partido Socialista en este territorio comanche en el que las complicidades y el caciquismo imperantes nos han llevado al lugar en el que estamos, con los mismos problemas, cuando no agravados, que hace casi treinta años. Acepté la invitación a sumarme al proyecto de cambio político que pretendía liderar, con respeto a los procesos y procedimientos del partido en el que militaba desde casi adolescente, pero con la clara perspectiva de romper con la esclerosis sempiterna que el PSRM-PSOE adolecía desde que le entregó al PP el Gobierno regional en 1995. Una entrega en la que, además del contexto nacional, influyeron especialmente las luchas intestinas entre las diferentes familias políticas del socialismo murciano. 

Pasé al lado oscuro con la ilusión de quien encuentra sentido a una decisión arriesgada que daba sentido a la inquietud política con la que había crecido desde niño. Dejé a un lado las ambiciones profesionales para apostar por una puerta que, estaba seguro, implicaba cerrar otras, como más tarde comprobé. Por supuesto que había otro tipo de ambiciones, pero en este caso ligadas a los ideales de un compromiso personal con lo que representaba la figura de José Ramón, junto a un proyecto de cambio político. Hasta entonces apenas lo había tratado, pero me bastaba lo que sabía de él a través de uno de sus hermanos y amigos comunes, sus posiciones ante la UCAM o su talante conciliador. La valía de su trayectoria en su pueblo, en la universidad, soporte en su familia y recorrido como servidor público. Políglota y, sobre todo, conocedor profundo del camino que había que impulsar, de manera transversal, para dignificar la política en esta nuestra Comunidad, desde una izquierda no excluyente.     

No me equivoqué cuando le dije que sí, pero tuve la desdicha de trabajar junto a él poco más de tres meses. Aún recuerdo su imagen en el garaje de la Asamblea Regional, andando con su maletín en dirección al coche tras haber intervenido en un debate sobre el agua ante el Pleno. Al día siguiente ofreció una rueda de prensa en la sede de Princesa, pero ya se sintió indispuesto y se marchó pronto a casa, de la que ya no salió apenas hasta ese fatídico 18 de diciembre.

Sentí su muerte como experimenté la de mi padre. Al igual que la orfandad que, en este caso, traspasaba los lazos de sangre a los del vínculo político. O lo que es lo mismo, a la invisible red de una utopía de transformación social frente a la que aún profeso la ausencia. Nada sucede por casualidad y los tiempos han deparado escenarios distintos. Con sus luces y sus sombras, pero con aprendizajes que apuntan a mostrar qué mueve a las personas y a las organizaciones de las que formamos parte. Las expectativas no pueden guiar el mundo.

Política de avestruz

Política de avestruz

Francisco lo tiene muy difícil. También sus colaboradores. No digamos el resto de los católicos a lo largo y ancho de todo el planeta. ¿Por qué ha pasado lo que ha pasado con los casos de pederastia y del resto de abusos ligados al sexo con menores en la Iglesia católica en los últimos decenios? ¿Por qué la institución ocultó esos hechos, no puso a los agresores en manos de la justicia terrenal (además de la divina, que a veces parece demasiado laxa visto lo visto) y reparó a las víctimas con la acogida, la escucha y el apoyo sin fisuras, amen de otro tipo de desagravios? (más…)

Acerca de la amistad y la política

Acerca de la amistad y la política

¿Hay posibilidad de que política y amistad puedan ir unidas? ¿Qué pervivan unas relaciones sinceras de respeto, comprensión, diálogo y sana diferencia, junto a unos vínculos estrechos de afecto y confianza entre personas de signos políticos e ideológicos distintos? Esta es la reflexión que hace unas semanas planteaba el jesuita Josep M. Rambla en el blog de Cristianisme i Justícia, y se refería a un texto clásico, De Amicitia, del jurista, político y escritor  Marco Tulio Cicerón, para recordar que ya desde la Antigüedad el debate sobre la amistad y la política estaba presente y era motivo de profundas desavenencias. A su juicio, la amistad no estaría reñida con la política, sino más bien que es un buen fundamento para la buena marcha de la vida política. Por tanto, es posible y hay que vivir la amistad en la política. No es soñar despiertos. (más…)

Tú de política no sabes

Tú de política no sabes

Una de las afirmaciones que más me repele en la vida es cuando alguien le espeta a otro que no sabe de lo que está hablando. Que de ese tema, asunto, problemática o materia, no tiene ni idea. Máxime cuando la afirmación viene de una persona que, supuestamente, es especialista de la cosa. Por ejemplo, en el caso de que uno de los progenitores no sabe ya qué decir a la criatura que lo ha sometido a un tercer grado, y le salta con aquello de que mira niño, eso es cosa de mayores. O frente a la sonrisa condescendiente de un vendedor, al hilo de la pregunta del millón por el producto que nos quiere colocar y las dudas que suscita el intercambio.

Es la misma respuesta que ofrece el maestro o la maestra que siente pavor ante las demandas de un alumnado inquieto, y aunque ya cada vez menos, la que brinda ese empleado público displicente en la atención a la gente desde el pedestal de la superioridad de un mostrador o mesa de oficina. O la actitud del varón que quiere humillar a la mujer con la misma prepotencia que ha alimentado su vida a lo largo del tiempo, y que en el fondo oculta es el complejo de no saber gestionar sus emociones y sentimientos. Esto es, lo esencial de para el comportamiento humano.

Pero la repulsión llega a extremos insospechados -que hasta yo me asusto a veces-, cuando en cualquier tipo de organizaciones sus presuntos profesionales de la materia tratan de infundir desprecio a quien se deja llevar por el poder que atribuye a su existencia. Cuando les concedemos una autoridad que suelen ganar o bien por el chantaje emocional, por el martilleo del discurso grandilocuente o al llevarse el gato al agua debido a la elevación de la voz por encima de los niveles aceptados. No me negarán que no son capaces de ponerles rostro a personas que intentan atormentar al respetable con cualquier acción reiterada hasta el extremo. Personas que necesitan engañarse continuamente con el convencimiento de que poseen la razón en todo lo que hacen, dicen o pretenden conseguir. Personas que, en el fondo y en la forma, tratan de ocultar su debilidad y vacío existenciales ocupando puestos visibles en sus lugares de trabajo o en las organizaciones de las que forman parte.

Gentileza / pixabay.com

En los ámbitos de la política, la economía, la enseñanza, el mundo de la empresa, la Administración pública o los negocios puros y duros proliferan quienes tratan de afianzarse frente al respetable desde esa hegemonía que esconde intereses distintos a los supuestamente defendidos. Esa soberbia de la que hacen gala les resulta a menudo suficiente para alcanzar sus objetivos. Y viven con ello, añadiendo capas a su persona, sin darse cuenta de que en realidad van desnudos como el rey que vivía rodeado de quienes lo adulaban sin contarle la verdad. Hasta que chocan con quienes no se dejan llevar por sus triquiñuelas. Quienes no aceptan el chantaje emocional o quienes no les confieren un poder que en realidad no tienen.  Vamos, que de política, de la de verdad, sé por lo menos yo igual que tú. Como de economía, de la real, la de la desigualdad. O de sobrevivir, que al fin y a la postre, todos somos expertos, o cuando menos, alumnos aventajados.

De política no entiendo

De política no entiendo

Quien esto suscribe forma parte de ese 3,2 por ciento de ciudadanos de este país que asegura estar afiliado a alguno de los principales partidos políticos en activo, cuya actividad apenas forma parte de los aspectos esenciales de la vida de la gente. La familia, el trabajo, los amigos y el tiempo libre están por delante, con mucha diferencia, de los intereses por  la religión o la política, que ocupa el último lugar. El avance de enero del Barómetro publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) así lo contempla, colocando a la política en la cola, con el mismo porcentaje que las asociaciones, clubes y otras actividades asociativas.

No resulta, por tanto, extraño que después del paro, la corrupción y el fraude sea el principal problema que preocupa a los españoles, al que le siguen las personas que se dedican a la política y los partidos, casi al mismo nivel que los problemas de índole económica.

Para que estos resultados se vengan repitiendo periódicamente, algo de responsabilidad tendremos los que de una manera más o menos intensa nos dedicamos a esto de la cosa pública. Y de manera ascendente, quienes se ocupan de dirigir aparatos organizativos en los partidos y en las estructuras administrativas y de gestión de los diferentes niveles de gobierno.  Bien es verdad que las responsabilidades tienen diferentes grados, pero si como afiliados elegimos a personas que luego no están a la altura de las circunstancias, debemos de hacérnoslo mirar. Como también ser capaces de apostar por el cambio en los métodos, estructuras y procesos a la hora de la toma de decisiones.

A la hora de tratar de encontrar alguna explicación ya no sé si fue antes el huevo o la gallina. Si se trata de las personas o de las organizaciones. O si es una cosa y la otra. Y ambas relacionadas con el poder, como sinónimo de fuerza, capacidad, energía o dominio. Poder que afirmamos como capaz de cambiar la forma de ser y actuar de las personas, capaz también de desatar los instintos más primarios y de envolver los sentimientos más nobles en la justificación más rastrera para machacar al adversario y sus ideas.

La lucha por el poder, precisamente, está detrás de los males que acechan y contaminan a las principales fuerzas políticas. Aquellas que han corrompido las reglas del juego electoral con una financiación fraudulenta a costa de toda la colectividad. La del ‘finiquito en diferido’ en plena crisis que han pagado los más débiles. O una lucha de Caín y Abel, con celos y envidias adolescentes que pueden dar con el traste a las expectativas de canalizar la indignación. Un camino que no se puede construir machacando al otro, como se va a representar este fin de semana en una antigua plaza de toros madrileña. O la lucha por la dirección en el partido que milito, en la que una estrategia a corto plazo –la de la gobernabilidad- parece ser el absoluto frente a un debate sobre el presente y futuro de la socialdemocracia, el de las ideas, que queda arrinconado ante la dualidad del ‘estás conmigo o contra mí’.

Y lo más gracioso de todo, por llamarle algo, es que me resisto a creer a que la política no se pueda hacer y vivir de otra manera. A que en este tipo de política (porque la política es mucho más que los rifirrafes en los partidos) primen de verdad los valores, el trabajo por el bien común y por la defensa de los más débiles.

Por qué estoy metido en política

Por qué estoy metido en política

No hay día que pase que algún familiar me pregunte por qué me he metido en esto de la política. Por qué no he preferido quedarme en mi lugar de trabajo como periodista en la Administración regional, «en donde estabas muy bien», me dicen, o dedicado a mis aficiones y a los míos. Todos temen que la política me cambie, que me deje llevar por aquello que para ellos es el compromiso en un partido político: que sólo busque mi beneficio personal, que todo valga para conquistar algún fin y que mienta. Lamentablemente es una visión de la política que está muy extendida entre la gente, y de ahí que los últimos informes del Centro de Investigaciones Sociológicas y otros estudios reflejen la desafección que existe entre los ciudadanos y los políticos. (más…)

Soy sanchista, mire usted

Soy sanchista, mire usted

Al final lo habéis logrado, malditos bastardos. Soy Sanchista, mire usted. El caso es que no lo voté cuando tuve oportunidad en las primarias y me incliné por Patxi. Papá, eres un perdedor, me espetó uno de mis hijos cuando aquella noche le confesé que a quien había apoyado yo quedó tercero de tres. Seré un perdedor, pero soy tu padre, le contesté. Volví a experimentar un nuevo quebranto como cuando saboreé el amargo sabor de la derrota en aquel referéndum de la OTAN en el 86. Derrotas y capitulaciones padecidas en este mundo de la política de los sinsabores, las expectativas no cumplidas, los egos y liderazgos mal entendidos o las consecuencias de tomar partido por algo frente a esas mayorías que buscan acomodo en la falsa seguridad de una libertad mal entendida, que es todo menos liberal y liberadora.

Su resiliencia, ese carácter que parece mostrar que no le afecta nada y esa manera de crecerse ante las adversidades, ese temple… al final han conseguido que me haga sanchista. Sí, sí, amigos y amigas, no sientan que les he defraudado. A estas alturas de la vida ya no estamos para cogérnosla con papel de fumar. Basta ya de lo políticamente correcto. Es tiempo de arremangarse y gritar a los cuatro vientos que ya no valen las medias tintas. Que el periodismo siempre ha sido así, por mucho que idealicemos a sus asalariados, sus periódicos, radios o televisiones. Que lo de la libertad de expresión es una milonga, como ya nos decía en la Facultad hace cuarenta años el catedrático de Derecho de la Información Enrique Gómez Reino y Carnota, cuando nos invitaba a sindicarnos para poder ejercer nuestro poder frente a las empresas que nos iban a contratar.

pedro-sánchez

Pedro Sánchez y María Jesús Montero, durante el último Comité Federal | Foto: PSOE

¡Viva el vino!

A los medios de comunicación Pedro Sánchez nunca les cayó bien. Ni a los de la derecha (por supuesto, ni cuando está dormido), ni a los que leemos, escuchamos o vemos quienes estamos encorsetados en la centroizquierda. Ni cuando parecía un chico de la camada de Pepe Blanco y compañía que nunca había roto un plato ni, por supuesto, cuando le plantó cara a la máxima autoridad frente al Comité Federal que buscaba una abstención para que fuera investido presidente Mariano Rajoy al grito de ¡viva el vino! No daban un duro por él y mira tú que fue capaz de conquistar el corazón de la militancia socialista para mostrar que no hay aparato que valga cuando hay un relato que merece la pena. Años atrás sucedió algo parecido con Josep Borrell frente a Joaquín Almunia, pero en esa ocasión los poderes fácticos sí pudieron contra el actual jefe de la diplomacia europea. Es que es la economía (el poder, en realidad), amigos.

Camino del sorpasso

Esos mismos medios que nunca han apostado por Pedro son los que ayudaron a ganar visibilidad al primer Podemos, al que mimaron y promocionaron con ánimo de que pudiera dar el sorpasso al PSOE. Con unos mimos con tanta mala leche como los que prodigaron en su momento a nuestro Julio Anguita. En ambos casos estuvieron a punto, salvando las distancias, de dinamitar al PSOE, que ese, en realidad, ha sido siempre el principal objetivo de los poderes terrenales. Saben que, dañando al partido de Pablo Iglesias, el centenario, será mucho más fácil permitir que gobierne esa derecha que siente que el poder, la Justicia, la calle, la sociedad, la familia, el municipio y el sindicato son suyos por la Gracia de Dios. Sin descubrir que Dios no es un gracioso que consienta tanta tontería y maldad. Podemos lo ha sufrido en sus carnes, especialmente en las últimas semanas cuando se han hecho públicos los audios del excomisario Villarejo. Pero no sé de qué tenemos que extrañarnos. Esto ha pasado en la historia reciente de nuestra democracia y el fin no es otro que mantenerse en el poder sea al precio que sea.

Moción de censura

Confieso que, pese a no ser santo de mi devoción (en la intimidad, eso sí) aunque milite en su mismo club, empecé a ser seducido por sus encantos políticos con la moción de censura. Es verdad que el PP se había ganado a pulso su descrédito con la corrupción, la gestión de los recortes sociales y el híper nacionalismo español frente a la indómita Cataluña, pero no me negarán que no fue una gran jugada. Y esas primeras medidas en el Gobierno y esas elecciones en las que se retrataron todos, como nuestro amigo Albert Rivera (¿alguien se acuerda de él?), el Pablo Iglesias de entonces, la repetición electoral y la capacidad de adaptación a las circunstancias para poder formar un Gobierno progresista de coalición, el primero de la etapa democrática.

Pandemia y guerra

Y zas, con él llegó la pandemia. Ni más ni menos. Se gobernó mirando a los sectores más débiles de la sociedad. Y eso no lo pueden tolerar los poderes de este mundo. Ni lo van a reconocer jamás. Y joder, hemos tirado hacia delante. Con el acierto del trabajo conjunto de mucha gente, la que está metida en la política del día a día, que ha sido capaz de ir dando pasos legislativos en muchas materias, y de la propia sociedad en su conjunto. Aunque le haya calado el mensaje de que la culpa de todos los males la tiene Pedro Sánchez. De los ERTE, la reforma laboral, las medidas para los autónomos, las sucesivas subidas del salario mínimo, la política de becas, la estabilización del personal empleado público, el resto de las medidas sociales, por no hablar de la apuesta por la recuperación europea con los fondos next Generation … mejor lo dejamos de lado, ¿verdad? Y si éramos pocos llegó la guerra de Ucrania y, casi a la par, una nueva crisis del capitalismo con la inflación galopante. Las respuestas a nivel europeo con el tope del precio del gas han caído del cielo gracias a la derecha, ¿no es cierto? O los anunciados impuestos a la banca y a las energéticas… Y qué me dicen de colocar en la agenda la crisis ecológica, mientras apagamos los incendios (por cierto, con una UME cuya creación criticó la derecha) y controlamos el precio de la luz y los combustibles.

La derecha se siente ungida por un bien superior que le lleva a defender hasta el extremo que el poder es suyo, que los gobiernos son suyos

A estas alturas a lo mejor han dejado de leer este artículo porque piensan que he llegado al punto de ser abducido por el sanchismo, esa medicina que es la causa de todos los males que aquejan este mundo. Como la que José Luis Rodríguez Zapatero esparció en su momento, cuando le tocó hacer frente a una crisis en toda regla y que trató de cargar a sus espaldas con la responsabilidad que, siento decirlo, sólo sabe hacer la izquierda. Sea tibia o tenue…o socialdemócrata, para más señas. La derecha, sin ir más lejos, siempre busca culpables en los otros. Raramente reconoce sus errores. Se siente ungida por un bien superior que le lleva a defender hasta el extremo que el poder es suyo, que los gobiernos son suyos… y, cuando lo pierden o no alcanzan los segundos, siempre es porque hay alguien que se los ha arrebatado de manera ilegítima, se llame 11-M, los nacionalistas, los comunistas o ETA. Válgame el Señor. Si hasta ha integrado a quienes tuvo enfrente en los procesos internos del partido.

Imagen tomada de http://letraslibres.com/politica/anatomia-del-sanchismo/

La culpa es de…

Y, para terminar. Si la fobia contra Pedro Sánchez en el escenario nacional me ha llevado a caer en sus garras qué puedo contarles de la culpa que en esa caída le toca a esta Región de Murcia. A ese gran amor que le profesa la derecha, la ultraderecha y buena parte de la llamada sociedad civil, la de cualquier hijo de vecino que recibe la dosis diaria de mensajes contra todo lo que huele a aquél. Que, si sube el gasoil, la culpa es de Pedro Sánchez. Que, si el Mar Menor se muere, la culpa es de Pedro Sánchez. Que, si el soterramiento de las vías del tren se ha conseguido en Murcia, la culpa es de Pedro Sánchez (¡uy, no, el retraso del AVE!). Que, si hay un Gobierno regional repleto de tránsfugas con personas que no mantuvieron su palabra y su firma, la culpa es de Pedro Sánchez. Que, si la atención primaria está como está, la culpa es de Pedro Sánchez. Que, si el presidente engaña a sus compañeras de partido, la culpa es de Pedro Sánchez. Que, si la agricultura intensiva es pan para hoy y hambre para mañana, la culpa es de Pedro Sánchez. Que, si hay agua del Trasvase o que no, la culpa es de Pedro Sánchez. Que, si nuestros jóvenes no ven futuro en Murcia, la culpa es de Pedro Sánchez…

Llegados a este punto, seguro que entenderán ahora que sea sanchista hasta más no poder. Si es que me lo han puesto muy fácil. Sean valientes, ande, anímense, rompan con las reglas y confiésenlo ustedes también. Que hay sitio.


Más artículos sobre política

Barco sobre aguas turbulentas

Barco sobre aguas turbulentas

#Sábado 06nov | 75 AÑOS

Si alguien me preguntase por qué he mantenido siempre en mi vida un deseo de cambio social y político respondería que se debe a mi experiencia con la HOAC. El ADN del compromiso me caló desde niño al comprobar el intento de vivir la fe cristiana en medio del mundo del trabajo. Por eso, la tarde ha estado repleta de recuerdos, imágenes, sensaciones y miradas de personas que se han cruzado en mi vida, en la de mi familia y en la de decenas y decenas de hombres, mujeres y niños que pertenecen a esa biblioteca de vida que cada uno arrastra consigo. Hace 75 años nacía la Hermandad Obrera de Acción Católica en la Basílica de la Milagrosa, en Madrid, y una eucaristía de acción de gracias ha servido como colofón a los actos desarrollados en toda España por este aniversario. Han aflorado fotogramas en los que acompañaba a mi padre a sus reuniones del sindicato vertical en el que actuaba infiltrado como enlace sindical de su fábrica de Talleres Avenida en Ibi, al puesto de libros de la editorial ZYX, al encierro en el colegio de los Jesuitas de Alicante (en el verano del 75), las sucesivas asambleas diocesanas, de zona y generales, incluso de jóvenes… de un movimiento de frontera en el que la formación de militantes obreros cristianos tiene su razón de ser para ser y sentirse Iglesia en el mundo del trabajo. Un barco sobre aguas turbulentas.

ILUSTRACIONES | Eva van Passel Gambín

#Domingo 07nov | LÁGRIMAS EN EL TREN

Si no tuve suficiente ayer con la misa de los 75 años de la HOAC (y todos los reencuentros con varias generaciones de cristianos comprometidos en el mundo sindical, político, de la exclusión y de la propia Iglesia), Zisis Lambros va y me hace llorar. Reconozco que estoy muy sensible, vulnerable, frágil. Es lo que tienen estos primeros días de noviembre, en los que nuestros muertos llaman a la puerta para recordarnos que siguen ahí. ¡Eh, eh… que no nos olvides!, parecen decirnos. Ese viejo comunista de la saga del comisario Kostas Jaritos (del escritor Petros Márkeris, no se olviden), viene a recordarnos que la izquierda ha muerto y que la revolución pendiente es la de los pobres. Me cuesta aceptar que sea así, pero no le falta razón cuando comprueba (y comprobamos) que muchas de las grandes utopías han sido adocenadas por este sistema que es capaz de justificar lo injustificable. La pobreza nos golpea, aunque la vorágine del consumo nos anestesie para ocultar que la penuria de millones de seres humanos es otro de los barcos sobre aguas turbulentas.

#Lunes08nov | MADRID, DE PUENTE

Este pasado fin de semana me ha permitido añorar los años vividos en Madrid. La capital está de puente por la Almudena y siempre he disfrutado al recorrer sus calles en bicicleta y descubrir rincones variopintos repletos de personas y personajes para todos los gustos. Ahora los espacios, los barrios, están afectados por la gentrificación, y quienes han vivido la experiencia de ser y sentirse madrileños (aunque hayan venido de cualquier rincón de España y del mundo) se consideran extraños y desplazados en su ciudad. Es un fenómeno que suma un nuevo barco sobre aguas turbulentas.

#Martes 09nov | FARSA ELECTORAL

Deriva es la que vive Nicaragua desde hace años. Un sátrapa y antiguo guerrillero sandinista, Daniel Ortega, lleva tiempo avergonzando a quienes un día creímos ver en la revolución nicaragüense una experiencia distinta a la que habían llegado otros países latinoamericanos. La experiencia poética de artistas como Ernesto Cardenal, los puentes tendidos entre la religiosidad y la política o la solidaridad internacional fueron bandera hasta que los instintos más primarios triunfaron sobre los racionales y un nuevo dictador vino a sumarse a una saga que nunca desaparece en ese continente. Como en otras partes del mundo. La sinrazón es otro barco sobre aguas turbulentas

#Miércoles 10nov | GENTE ESPECIAL

En la visita que realizo al centro de día y a la residencia de Aspapros de Molina de Segura, que acoge a personas con discapacidad intelectual, vuelvo a constatar que tengo la sensibilidad a flor de piel. Que una mirada, una sonrisa, un saludo, un gesto, un regalo o una palmada en la espalda son capaces de conmoverme. Si ya nos cuesta vivir con todo aquello que nos parece distinto a lo habitual, qué decir si tenemos que relacionarnos con personas especiales que rompen nuestros rígidos moldes de lo que es normal o no. Nuestros prejuicios son un barco sobre aguas turbulentas.

#Jueves 11nov | VOTO COHERENTE

Trato de ponerme en el lugar de Odón Elorza y seguramente hubiera votado lo mismo que él en la elección de los magistrados del Tribunal Constitucional. Asumiendo las consecuencias. Él ya lo hizo cuando se negó a la abstención en aquella investidura fatídica para que Mariano Rajoy fuera presidente. Es verdad que la derecha nunca se hubiera sacrificado para desbloquear la parálisis política, como sí lo hicieron aquellos parlamentarios. Pero todo tiene un límite. En política, como en la vida, no todo vale, y la conciencia está por encima de la conveniencia y el realismo. Es cierto que cuando uno forma parte de un club asume sus normas y decisiones de la mayoría. Aunque no todo vale. La coherencia es, en ocasiones, un barco sobre aguas turbulentas.

Peligro, narcisistas

Peligro, narcisistas

ILUSTRACIONES | Eva van Passel Gambín

#Domingo 24oct | DESABASTECIMIENTO

La crisis de suministros atasca la globalización. Hemos vuelto a salir a la calle y, sobre todo, a los centros comerciales, porque no va a ser todo comercio electrónico. Las grandes empresas de la distribución en España esperan una locura del consumo en las compras navideñas. Es lo que tiene la vuelta a la desesperante normalidad, o sea, al consumismo desenfrenado. Los impulsos compradores se han reactivado y ese aparente sosiego provocado por la pandemia parece haber llegado a su fin. El planeta respiró un poco durante aquellos meses de la primavera del pasado año, pero vuelta a empezar: A gastar toca y a pillar lo que queda, no vaya a ser que los chinos nos den más de un disgusto

#Martes 26oct | ENAMORADA DE SÍ

Líbrenos, Dios, Alá, Netflix o Amazon de esas personas que jamás reconocen haber cometido un error. De aquellas que poseen un sentido de privilegio y necesitan una admiración excesiva y constante. De esas que esperan que se reconozca su superioridad, incluso sin resultados que la justifiquen. De las que exageran los logros y los talentos. De las que están preocupadas por fantasías acerca del éxito, el poder, la brillantez, la belleza o la pareja perfecta. Son las que responden a una personalidad narcisista y suelen ser muy rencorosas e irrespetuosas con las personas que sienten que les han fallado. Si le unen, además, un poder de seducción para extraer de forma vampírica la última gota de sangre con quienes se relacionan tenemos, no lo duden, a la narcisista y sociópata perfecta. No digamos nada si en algún momento trabajan a tope para inspirar lástima a causa de sufrir una enfermedad. Entonces se convierten en vips del narcisismo. Porque el mundo, la política, los supuestos amigos, la familia y todos los que la rodean se convierten en meros instrumentos. Conozco a más de uno (y, sobre todo, a más de una doncella y profetisa) que responde a estos rasgos: prepotencia, necesidad excesiva de atención constante, exagerada en sus propios logros, preocupada (y ocupada) por la fantasía con tener éxito y belleza, ser muy inteligente o poseer poder y, sobre todo, que usa a los demás en su beneficio para extraer de ellos lo que desea. Jamás aceptará reconocer un error o las críticas. Y lo que peor lleva es que las castiguen con el látigo de la indiferencia. Poco a poco.

#Miércoles 27oct | 639.826 FIRMAS

La Junta Electoral Central, en su Oficina del Censo Electoral, ha recibido las rúbricas que permitirán que llegue a buen puerto la Iniciativa Legislativa Popular en favor de otorgar de personalidad jurídica al Mar Menor. Ha sido casi un año de un trabajo enorme, en plena pandemia, de un movimiento ciudadano que quiere sentar las bases de una conciencia medioambiental y una protección al entorno totalmente nueva. Un empuje, un brío que recuerda mucho al que durante más de tres décadas ha llevado a cabo la Plataforma Pro-Soterramiento en la ciudad de Murcia. Un logro que nos reconcilia en esta Región de Murcia con lo mejor de su gente.

#Jueves 28oct | ESPECTÁCULOS

No puedo con las interrupciones e intervenciones abruptas cuando alguien está hablando. Lo peor que siempre he llevado en diferentes etapas en las que he trabajado en un parlamento o en un ayuntamiento son las broncas entre señorías o ediles. Es superior a mis fuerzas. Es verdad que a los que profesamos el eneatipo 9 del eneagrama nos cuesta lidiar con el conflicto. Somos mediadores por naturaleza, de ahí que no lleguemos nunca a entender cómo se pueden insultar en un salón de plenos personas elegidas por la ciudadanía para resolver y/o gestionar la cosa pública. Tampoco soy un ingenuo y reconozco que vivimos un tiempo en los que la política institucional está repleta de actores y actrices principiantes. Esas que declaman a grandes voces o lanzando improperios para ocultar su ignorancia en la materia que debería de ocuparles o bien para desviar la atención de sus fracasos en los encargos a resolver. Lo sucedido ayer en los plenos de los ayuntamientos de Murcia y Cartagena no tiene nombre. Lo lamentable es que lo vemos a diario en otros foros. No digamos nada en las redes sociales.

#Viernes 29oct | ABUELA DE LAS VÍAS

Escribía esta semana sobre el narcisismo y resulta que el santoral cristiano celebra hoy, viernes, el santo de San Narciso de Jerusalén, entre otros. Un obispo al que se le atribuye mucha paciencia y fe, tan distinto al joven griego castigo por Némesis por su engreimiento. Paciencia y fe que ha profesado Ana, la abuela de las vías, durante los años en los que no faltado a las concentraciones en el paso a nivel de Santiago el Mayor para conseguir el soterramiento del tren a su paso por la ciudad de Murcia. El domingo, a las 11 de la mañana, recibirá un homenaje en el antiguo paso a nivel que le brinda la gente de la HOAC, entre ellos Joaquín Sánchez, y otro Joaquín, en este caso García Abellán, Chipola, que la ha retratado admirablemente.

Volcanes y brujas

Volcanes y brujas

#Sábado 18sep | VIEJA NORMALIDAD

El alumnado ha vuelto a clase. Las oficinas vuelven a llenarse de gente. Los negocios del ocio nocturno retoman su actividad prácticamente sin restricciones y las actividades culturales y deportivas ven cómo las limitaciones de aforo quedan en mínimos porcentajes. Pero nada será igual que antes. No sé si para bien o para mal. Nos besaremos menos y estrecharemos las manos como los centroeuropeos: con la mirada. ¿Habremos aprendido algo?

 
#Domingo 19sep | BAJO EL VOLCÁN

Recuerdo que de niño vi por primera vez por televisión las noticias de la erupción de un volcán en Canarias. Ocurrió en octubre de 1971, hace la friolera de 50 años: el Teneguía, en el sur de la isla de La Palma. Aquellas imágenes en blanco y negro se me quedaron grabadas y no tienen nada que ver con el amplio despliegue informativo -mediático, que se dice ahora-, y hasta político de estos días en los que en la barra del bar (bueno, aún en las terrazas) encontramos a un vulcanólogo que nos pone al día de las novedades a tiempo real. Una catástrofe natural como la que vivimos esta semana pone de manifiesto, una vez más, las desigualdades sociales, la mirada hacia otro lado de algunas administraciones públicas frente al urbanismo sin control y, sobre todo, la vulnerabilidad de la especie humana cuando la naturaleza actúa como tal.

 
#Lunes 20sep | A LA CAZA DEL HAITIANO

Las imágenes son impactantes. Agentes fronterizos a caballo de Estados Unidos persiguen a emigrantes haitianos cuando trataban de cruzar el río Texas. Policías provistos de lazos para cazarlos, cual si fueran reses en su huida desesperada de la miseria. Escenas repletas de un dramatismo que provocan el rechazo más absoluto cuando se tiene un mínimo de sensibilidad y de entrañas de misericordia. Algo similar a lo que producía contemplar a las personas subsaharianas atrapadas en las concertinas de Ceuta y Melilla para evitar su llegada a territorio español. El ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor frente al drama migratorio. El río Texas es un cementerio, como el Mediterráneo, en las rutas en busca de futuro.

 

#Martes 21sep | BRUJAS

Menuda la que se ha liado hoy en el Congreso de los Diputados cuando un diputado de Vox ha llamado “bruja” a la parlamentaria socialista Laura Berja, durante la defensa de una iniciativa de su grupo para penalizar el acoso a las mujeres en las clínicas abortivas. Don José María Sánchez García, que así se llama el acusador, es juez en excedencia, doctor en Derecho y catedrático de la Universidad de Sevilla. Ya ha protagonizado otros encendidos debates, pero la trascendencia de este insulto sobrepasa los límites, puesto que es de sobra conocido el destino final de estas mujeres a lo largo de la historia. Un ataque made in Vox que sigue su estrategia de cuerpo a cuerpo contra todos. Suscribo el deseo de mi amigo Antonio Arco de que un destacamento de la UME debería tener su base en el Congreso para intervenir en situaciones como la comentada. Y no hablemos en otros parlamentos, como el poblado por tránsfugas que se dan golpes de pecho en Cartagena.

 
#Miércoles 24sep | SILENCIO EN KABUL

Ya se han acabado las urgencias. Ya no estamos allí y ahora que se las apañen como puedan. La agenda manda y ahora ya no toca hablar de las afganas, ni de los refugiados, ni de lo que nos ha costado esa intervención militar, ni del fracaso. Es lo que tiene la política internacional. Que es efímera, como la vida misma.

 
#Jueves 23sep | PUIGDEMONT EN CERDEÑA

Las aventuras de Carolus Puigdemont en Sardinia podría ser un título más de la saga de Astérix y Obelix: Pero más bien es un capítulo doble, para una nueva temporada, de una serie de Netflix que parece no tener fin. Una etapa de un largo periplo vagando por Europa para difundir la cultura catalana, protagonizado por un esperpéntico personaje (con todos los respetos para quienes lo respaldan en Cataluña), huido de la Justicia y que se cree en posesión de una verdad por encima del común de los mortales.

 
#Viernes 24sep | BUS GRATIS

Al final de la Semana Europea de la Movilidad, en el ayuntamiento en el que trabajo, ha llegado uno de esos anuncios que marcan un antes y un después en aspectos que modifican la vida de sus vecinos, de sus vecinas. A partir del 15 de octubre cualquier persona empadronada y sin deudas con la Administración podrá utilizar de forma gratuita las siete líneas del trasporte urbano de Molina de Segura (75.000 habitantes). Esta medida no es una de esas de los días sin coches o de la bicicleta. Es una apuesta por una movilidad real, sostenible y con objetivos a medio y largo plazo. No es la única, seguro, pero es una verdadera llamada de atención para preguntarnos acerca de cómo vivimos en nuestras ciudades y cómo nos desplazamos. Los pequeños cambios cotidianos son los que consiguen cambiar la vida.

Ganas de Feria y fiestas

Ganas de Feria y fiestas

El inicio del curso escolar es un momento de cambio de costumbres, en una semana en la que el recibo de la luz sigue acaparando titulares y tertulias. Mientras tanto, en nuestro pueblos y ciudades se respira un ambiente repleto de alegría, porque hay ganas de Feria y fiestas.
 
Sábado #04sep | BULOS

Desmontar un bulo lleva lo suyo. Las redes sociales, familiares, laborales y, hasta incluso, de supuestas amistades, están llenas de ellos. El caso de una supuesta ocupación de una vivienda por parte de una marroquí, presunta cuidadora de una octogenaria, es de libro. Sobre todo, cuando se mete por en medio el negocio de la desokupación, el odio al inmigrante o la gota malaya de los mensajes comerciales de las empresas de alarmas. Es fácil creer una mentira, pero desmontarla siempre es más complicado, aunque periodistas de investigación lo han hecho, no sin gran esfuerzo. La mentira siempre se comunica mal, hasta que la audiencia quiere dejarse llevar por el prejuicio, por las ideas preconcebidas.

 
Domingo #05sep | MÁS SOBRE LA LUZ

Creo que Pedro Sánchez no había previsto que el recibo de la luz iba a ser uno de los grandes problemas a los que hacer frente al final del verano, a las puertas de una recuperación económica. No sé si les pasará a ustedes, pero a mí me tiene mosca ese continuo bombardeo mediático para conocer, al mínimo detalle, el precio del kilovatio hora en el mercado mayorista. Me recuerda el inicio de la crisis de 2008 con el valor de la prima de riesgo, que incorporamos a nuestros comentarios hasta en la cola del Mercadona. No sé por qué, pero a mí me parece que en toda esta batalla de la subida del precio de la luz hay gato encerrado. ¿No será que las compañías eléctricas están jugando a minar la moral del respetable, con una versión quintacolumnista para lograr ciertos objetivos que la oposición política no alcanza, ni de lejos, a conseguir?

 
Lunes #06sep | VUELTA AL COLE

Me ha tocado vivir en primera persona la vuelta al cole. Ni como padre ni, menos aún, como abuelo. Tampoco como docente. Ha sido por motivos de trabajo. Descubriendo esa mirada inocente de esas niñas, de esos niños, uno vuelve a la infancia. En los rostros de las madres, de las abuelas y abuelos, se adivina la confianza en la entrega de su descendencia para adquirir valores, socialización y aprender algo más que materias. La escuela y, por supuesto, el derecho a la educación en un clima de igualdad, tolerancia, respeto, merecen la mayor de las consideraciones. Como el homenaje a quienes reciben, cada curso, a un alumnado que después reintegra a sus casas para que siga ese proceso de crecimiento en la madurez personal. Lo de las ratios, las medidas anti Covid-19, el transporte escolar y la consejera murciana tránsfuga y negacionista lo dejo para otro momento.

 
Martes #07sep | LA SÉPTIMA

No hay Séptima sin Sexta, y menos mal. Porque una buena parte de la audiencia televisiva va a encontrar el contrapunto del Gran Wyoming, Antonio Ferreras o Ana Pastor, y ya podrá coger el mando a distancia para encontrar un 7, los sábados por la noche, para alimentarse de un canal de la derecha, o más bien liberal-conservador (que suena más fino, tipo Ayuso) en el que encontrarán cobijo los Eduardo Inda o Paco Marhuenda para impartir su visión de la realidad sin complejos. Como católico lo agradeceré, porque a ver si a partir de ahora quedan libre de esas etiquetas políticas los canales confesionales que han intentado hacerse con ese espacio. O el espacio con ellos, que a veces uno no sabe.

 
Miércoles #08sep | DENUNCIA FALSA

Anda muchacho que hay que tener reaños y acudir a la comisaría de Policía de la calle Leganitos, a espaldas de la Gran Vía madrileña, para interponer una denuncia falsa de un supuesto ataque homófobo. ¡Cómo están las cabezas…!, como diría mi admirado José Mota, si supieras el daño que le has infligido a las víctimas de los delitos de odio. Hasta le permitiría al funcionario que recogió la denuncia que te hubiese dado una galleta en toda regla por lo que nos has hecho pasar a todos. Hemos sentido vergüenza ajena. Engañaste, incluso, a Santiago Abascal, y eso es lo único que te salva de la quema. Tu cabecica no debe dar mucho de sí.

 
Jueves #09sep | INSOMNIO PATERNO

Menudo día me ha tocado pasar. Me enfrento a los efectos del insomnio, que apenas puedo combatir intercalando la última temporada de The Good Fight y el sabor de las emociones cruzadas con la lectura de Los Miserables de Víctor Hugo (confieso que no he visto, ni sabía prácticamente nada, del musical a la espera de devorar la novela). En la trastienda, preocupaciones propias de la edad, encajes de las relaciones paternofiliales y de la comunicación en la pareja. Soy de una generación en la que leíamos El Profeta de Khalil Gibran, en especial aquel poema de Tus hijos no son tus hijos.  Cuando la realidad te enfrenta a interiorizarlo de verdad, descubres la certeza profunda de esas estrofas. Eso sí, con insomnio de por medio.

 
Viernes #10sep | GANAS DE FERIA

Septiembre es mes de feria y fiestas. Esta noche me ha tocado la cita anual con mi sobrina Clara en la Feria de Yecla. La atracción del Saltamontes tiene dos clientes fijos y estalla la locura. El año pasado no pudo ser. La pandemia tuvo la culpa, pero en esta ocasión no hay excusa que valga. Ganas de Feria es el lema escogido para volver a encontrarnos con los caballitos, la ola y sus cocioles, los coches de choque, las tómbolas (gloriosa aquella referencia a la Chochona, la muñeca del premio principal) y degustar las mazorcas o los churros con chocolate. Ganas de fiesta.

Mar de morir

Mar de morir

Sábado #14ago | REPATRIACIONES

¿Ven como tenía razón el otro día cuando les decía que no hay agosto anodino que no pueda ser superado por otro? El ministro Grande Marlaska vuelve a estar en el epicentro de una polémica tras el acuerdo con Marruecos para la devolución de 700 menores que permanecían en Ceuta tras la entrada masiva del pasado 17 de mayo. Ya está el lío montado. Que si no se han tenido en cuenta los derechos de los menores, que si el traslado no lo conocía la parte morada del Gobierno, que si las acusaciones del PP están fuera de lugar, que si patatín, que si patatán. En el asunto de la inmigración, como en cualquier otro de la vida, no todo es blanco o negro. Hay matices para todos los gustos.

Domingo #15ago | VIRGEN DEL MAR

Hoy no celebramos la Virgen del Carmen, sino la de la Asunción, a la que podemos pedir también la protección de las gentes del mar. En este caso, del Mar Menor, porque hemos conocido que una veintena de empresas realizaron hasta el 92 por ciento de los vertidos de nitratos a esta laguna salada. Ni más, ni menos. Y es que el informe pericial de un eco toxicólogo forense desvela que hubo explotaciones agrarias que desalinizaron hasta 3,2 millones de metros cúbicos de agua. Me juego un baño en el Mar de Cristal a que el lío está montado de nuevo. Que si la culpa la tiene un gobierno u otro, que si un sector económico u otro, o que al final las culpas van a ser repartidas para diluir los nitratos y el boom urbanístico y no salpique a los culpables.

Lunes #16ago | EXPLOTACIÓN LABORAL

Una culpabilidad que está clara en el caso de la explotación laboral en el campo murciano, por mucho que los sepulcros blanqueados de nuestros gobernantes se den golpes de pecho cuando ha habido voces que la denunciaban. Resulta que la Unidad Contra la Redes de Inmigración y Falsedad Documental (UCRIF) de la Policía Nacional ha detenido en Cobatillas, una pedanía de Murcia, a siete personas por delitos contra los derechos de los trabajadores y favorecimiento de la inmigración ilegal. Y ello tras seguir la pista de una empresa en la que se llevaron a cabo dos inspecciones en menos de un mes al mismo almacén, en el que se descubrieron una veintena de ciudadanos marroquíes en situación irregular, trabajando en penosas condiciones y a destajo, sin vacaciones, a 300 euros al mes (si cubrían el objetivo del explotador) y comprándose ellos mismos el material de trabajo. Vamos, un plantel que dice mucho de quienes defienden los mensajes racistas y xenófobos que proliferan en esta tierra, la mejor del mundo mundial.

 

Martes #17ago | MUERTE EN EL TAJO No quiero ni pensar lo que esta mañana ha pasado por la mente de una niña de 3 años al ver cómo su padre quedaba apresado por dos remolques mientras descargaba su camión en el centro logístico de una cadena de supermercados en Lorquí. Morir en un accidente laboral ya casi pasa desapercibido. En nuestra Región, de enero a junio han muerto 17 trabajadores en el puesto de trabajo o de camino o vuelta de este. Un empleo digno debe de llevar aparejado unas condiciones de trabajo dignas, porque el trabajo es para la vida, nunca para la muerte ni para el enriquecimiento ilícito de otros a costa del esfuerzo de quien emplea su fuerza, su inteligencia, sus habilidades o cualquiera de sus recursos para producir un bien o un servicio. Descanse en paz.

Miércoles #18ago | Y TÚ MAS
Ya lo decía hace dos días. Y aquí llegan. Imbuidos del viejo axioma de que no hay mejor defensa que un buen ataque, quien asesora al Gobierno regional no ha tenido la mejor idea (ridícula, por cierto), que anunciar que el Ejecutivo murciano llevará a la Fiscalía los vertidos de la rambla del Albujón al Mar Menor. De paso, quiere denunciar también la inacción del Ministerio en la retirada de fangos y lodos de la laguna. Esto es, resulta que el culpable es el Gobierno de España. Ale, a lanzar balones fuera, tirar la pelota al otro tejado, ahora que acaba de comenzar la Liga de Fútbol. ¿Es que se creen que somos tontos? No respondan, por favor, porque desgraciadamente a la vista está que parece que sí. A este paso vamos de camino a repetir el juego que hemos vivido durante años con la llegada del Ave a Murcia, tratándonos como tontos. Son muchos los intereses en liza, pero ya está bien, por favor.

Jueves #19ago | AFGANISTÁN

Ni los soviéticos. Ni los norteamericanos. Ni la coalición internacional. Nadie ha podido conocer un final que no sea otro que la derrota, el fracaso, la fractura de una sociedad.  Pero eso sí, todos somos expertos analistas de política internacional. Periodistas de la talla de Ramón Lobo ya lo avisaron hace años: lo que estaba ocurriendo en Afganistán era un gran disimulo para evitar apuntarnos la derrota. Por eso voy a volver a leer este fin de semana sus Cuadernos de Kabul, porque en las pequeñas historias está la clave de los grandes acontecimientos.

Viernes #20ago | MUERTE EN EL MAR

Si resulta imposible ponerse en la piel de la niña que ve morir a su padre, qué me dicen de la única superviviente de una lancha neumática en la que viajaban 53 personas y que partió a Gran Canaria desde El Aaiún (Sáhara occidental) hace poco más de una semana. Al menos 428 personas, entre ellas 64 mujeres y 25 niños, han muerto en lo que va de año intentando llegar en pateras o cayucos a Canarias, según el último balance de víctimas que maneja la Organización de Naciones Unidas para las Migraciones. Sin palabras.

Información relacionada con el Mar Menor: Entrevista con la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Proteger nuestra mente

Proteger nuestra mente

Domingo #25jul | SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA

Celebramos la festividad de Santiago, patrón de España (y se me llena la boca cuando digo ¡España!), mientras que Ceuta festeja desde el viernes la conmemoración de otro Santiago, Abascal para más señas, que ha sido declarado persona non grata en la ciudad autónoma. Todo ello por su actitud incendiaria frente a los musulmanes, ya que su papel de Guerrero del Antifaz contra la Mahometania ha llevado incluso al PP a tener que abstenerse para que saliese adelante la iniciativa. Y como no hay mal que por bien no venga, a los Casado’s Boys les sirve para marcar la puntita nada más de una equidistancia que no es tal contra sus antiguos compañeros de viaje. (más…)